jueves, 5 de noviembre de 2009

Ahora ADN compulsivo

Las cosas pueden decirse de tantas formas a la gente, que el sentido puede darse vuelta de un modo tan vergonzante que una ley dirigida sólo a la búsqueda de hijos de desaparecidos en la dictadura militar (Asesina y corrupta), puede presentarse como de “extracción compulsiva”.
Y lo peor es que puede decirse sin causar demasiado revuelo, y lo peor es que la tortura que se utilizó contra esa gente desaparecida, “La mejor y mas comprometida con su país en aquel tiempo”, no es justificativa ni para secuestrar un peine con pelos.
¿Tan superior la otra gente?
Y la ciudadanía se va adaptando a cada mentira y a cada distorsión, y el pasado se va perdiendo en el horizonte, y los más jóvenes entran a un mundo forjado en imprentas y desde antenas parabólicas.
Y eso que el gobierno lucha contra el olvido. Cómo hubiera sido si en 2003 ganaba el Kirchner duhaldista que estaba previsto; pero aun así es insuficiente y si no se lucha todos los días se pierde todo.
Estamos en el juego perverso de amigo-enemigo en el cual el oponente a destruir es el gobierno, y que sigue la lógica guerrera que dice, “Los enemigos de mis enemigos son mis amigos”. Cosa por demás trágica, porque al ponerse al pueblo en situación de rechazo al poder democrático, se hacen posibles alianzas insospechadas e ilógicas. Imposibles en un mundo en que cada uno conociera su verdadera situación, ¡El gran Buenos Aires con Unión Pro! ¡La federación agraria con la Sociedad Rural! ¡La extracción compulsiva de ADN!
¡Ley de medios empezá a dar tus frutos ya por favor! Esto tiene que frenar un poco....

4 comentarios:

De vierde man dijo...

Tiene usted razón, amigo Quilla, cada ley que se propone de parte del gobierno es reducida a la idea de "es porque el gobierno está enfrentado con...". Una visión por cierto, demasiado estrecha. Un abrazo.

La Pampa Peronista dijo...

Es que el análisis del lector que lee esa reducción falsa a que todo se debe a "un enfretamiento con...", nos tendría que importar tres carajos.

Gran parte de la sociedad no tiene conciencia de lo que pasó y por consiguiente no entiende que se trata de justicia, justicia por delitos de lesa humanidad.

Exelente el post compañero Quilla.

MONA dijo...

Hablan demasiado en la TV... y siempre en contra... después el Congreso les da cifras que no representan tanta exposición mediática.En la votación sobre ADN, se obtuvo 154 votos a favor, 32 en contra y 14 abstenciones; en la del Banco Genético, también tuvo una media sanción holgada: 135 a favor y 47 en contra; y la votación del canje de bonos en default del 2001, fue aprobada por 165 votos a favor, 28 en contra y 4 abstenciones.
Entonces ¿de qué vicios democráticos hablan los opositores cuando se expresan?
Saludos

El Quilla dijo...

Me parece que el "vicio democrático" al que decis que se refieren es al vicio de la democracia como modo de gobernar, que no es tan sano como el regimen que a ellos mejor les sienta y que ya sabemos cual es.
Abrazos

Related Posts with Thumbnails

Traducir página

Website Translation

La Blogósfera Argentina

------------Click imágen
 

Nuestra oportunidad histórica

Se ve llegando al fin el hecho sin precedentes de la independencia latinoamericana, pues al fin seremos dueños de nuestra propia secundariedad, curados ante el tiempo próximo de toda afección aquileica y una hibris en las entrañas capaz de lograr en la humanidad un renacer sin precedentes que se hace necesario con urgencia ante el hedor de la podredumbre del geriátrico europeo donde los siglos de vanguardia han llegado manifiestamente a su fin. Ante la filosofía senil de la decadente civilización occidental se levanta el espíritu plenamente subjetivo y carnal de las tierras del sur. Miren la fortaleza de nuestros lazos interpersonales, observen el amor que aquí se profesa; No hay como aquí; Gentes hermosas, llenas de esperanzas, que precian sus vidas al punto de no comprender cosas del tipo “somos la nada en el mundo”, “nada tiene sentido”, pues aquí la salud y la juventud rebasan el alma. No tenemos aquí altísimos índices de suicidios, tenemos nuestra gente a la que amamos, y solo por ellos tiene sentido apagar nuestras vidas; Su individualismo, su sociedad disociada, fácilmente sucumbirá a la primera de nuestras embestidas, y hasta nos lo agradecerán.